Mi impresora 3D Creality CR-10, software y configuración.

¡Hola a todos! Hoy os traigo un post en el que os quiero hablar de la impresora que tengo y cómo me las apaño con ella.

Lo primero que quiero es darle las gracias a Dranosh por animarme a comprarla y por resolver  mis dudas de principiante. No podría haberle sacado partido a este cacharro sin él.

Hace encargos, ¡pedidle cosas!

Es curioso porque hace unos años yo renegaba mucho de esta tecnología aplicada al cosplay, solía decir que no hacer las cosas a mano era hacer trampas (también pensaba eso del Pepakura y aquí me tenéis). Pero qué va, una vez me metí de lleno en esto vi el trabajo que hay detrás y que, si bien ahorra tiempo de manufactura, la elaboración de los modelos el 3D y el tratado de las piezas una vez impresas tiene su aquel.

Obviamente, os podéis comprar una impresora, descargaros los archivos ya hechos y no tendréis más que pegar y lijar. Aquí ya cada uno puede empezar el proceso en el punto que le parezca más cómodo.

Ahora mismo mi opinión es que cada cual haga lo que le dé la gana siempre y sea fiel a sí mismo y honesto con los demás en caso de presentarse a un concurso. Y ya está.

En fin, que me voy por las ramas y yo lo que quiero es contaros cómo va la cosa en caso de que estéis pensando en haceros con una impresora 3D y compartir mis conocimientos para sacaros de dudas.

¡Vamos allá!

El verano pasado adquirí la impresora Creality CR-10 a través de GearBest y estoy encantada con la compra y con el servicio al cliente.

En aquel momento me inflé a ver reviews y la ponían muy bien, ¡y con razón! Puede que ahora, unos meses después, haya salido algo nuevo y maravilloso que desconozca, pero ya os digo que yo estoy muy contenta con su funcionamiento. Cuesta alrededor de los 300€ (dependiendo de si la pilláis de oferta o no) y, por este precio es una auténtica ganga. Tarda en llegar un mes aproximadamente porque viene de China, pero la atención es muy buena.

Esta impresora se puede considerar una semiDIY, ya que no hay que montarla completamente pieza a pieza, sino que viene parcialmente desmontada. Bonita no es, no tiene caja, todo su mecanismo va al aire y su acabado no es visualmente atractivo. Su diseño es práctico y puede hacer piezas de hasta 30x30x40cm, por lo que es bastante grandecita.

Al sacarla de la caja os tocará ensamblar los marcos y conectar los enchufes. Nada que no se pueda hacer en una tarde tranquilamente. En el paquete trae todos los elementos y herramientas necesarias.

Cuando ya está montada, hay que calibrarla, que no es más que regular la base para que la superficie de impresión quede totalmente horizontal.

Una vez más, por recomendación de Dranosh, seguí este vídeo para ponerla en funcionamiento )en general todo este canal está muy bien para aprender). Para una persona que nunca ha usado una impresora 3D no es nada intuitivo, pero los pasos a seguir son muy sencillos.

La cama, el cristal que viene como base, se puede preparar de distintas formas para que el filamento agarre bien. A mí lo que mejor me funciona es cubrirlo con cinta de carrocero de la buena y echarla laca extra fuerte.

La impresora trae un rollo de filamento PLA y una tarjetita microSD con un archivo precargado de un gatito muy majete para poder imprimir nada más instalarla. También trae el software Cura para previsualizar y configurar la impresión. El archivo por lo general viene corrupto y el gato se imprime sin cabeza (aquí está el archivo arreglado); pero con esa primera creación se puede apreciar la calidad de impresión tan cojonuda que tiene.

Tras un par de usos el Cura no me convencía y me pasé al Slic3r, que tiene una interfaz y unos menús mucho más comprensibles a la par que extensos. Yo me empollé este tutorial para configurarlo. Os voy a dejar aquí unas capturas de los parámetros que tengo puestos para imprimir armas.

Cuando imprimo joyas o cosas muy pequeñas suelo meterle un porcentaje mayor de relleno y más capas sólidas en el exterior para que queden mejor. Slic3r permite guardar distintas configuraciones para distintos tipos de impresión.

Otra cosa interesante es que se pueden cargar varios modelos en una misma impresión y moverlos por la previsualización, rotarlos o multiplicarlos para sacar varias piezas a la vez. No sé cuántos tipos de archivo lee este programa, yo importo siempre .STL, que creo que es lo más habitual. Tanto si me descargo el modelo ya hecho como si yo hago yo. Una vez colocado todo al gusto, pincháis en “export G-code”, lo mandáis a la microSD ¡y a imprimir!

Por último os quiero hablar del Fusion360, que es el programa que utilizo para hacer mis modelos en 3D. Es curioso porque, según dicen, si se tiene experiencia previa con algún programa de modelado 3D, el Fusion es un lío; pero si se es principiante, como yo, es un software maravilloso.

Se puede adquirir aquí y es gratis durante 3 años si eres estudiante (o pones que lo eres, como hacemos todos).

La curva de aprendizaje es un poco frustrante porque lo básico es difícil de entender, hacerse con la interfaz es complicado; pero una vez lo pilláis, hacer elementos con un nivel de dificultad intermedio es bastante asequible. Cuando ya sabéis lo básico: sacar contornos en plano, darles volumen y detalle y moveros por los menús, va solo.

Mi recomendación para aprender es ver los tutoriales de Lars Christensen. De todo lo que he visto por ahí, es el canal donde mejor se explica todo y tiene una amplísima variedad de vídeos sobre muchos procesos interesantes, desde lo más básico hasta cosas avanzadísimas. Aunque creo que inlcuso en su nivel más básico, le falta explicar cómo moverse por el programa, que es lo que a mí más me costó aprender. De hecho, tengo pensado hacer algún vídeo sobre el tema porque todos los tutoriales que veo dan cosas por hechas que no me parecen nada fáciles de llevar a cabo siendo principiante.

Y ya está. Con esto os he contado lo que he aprendido después de medio año imprimiendo cositas. He descubierto que modelar en 3D me encanta, me divierte muchísimo y que poder irme a trabajar o a dormir y dejar la impresora trabajando por mi es el paraíso terrenal. Entre eso y que hilvano con alfileres, mi velocidad de producción se ha incrementado significativamente. ¡Yuju!

2 comentarios en “Mi impresora 3D Creality CR-10, software y configuración.”

  1. Interesante lo del fusion360. Nunca me lo había planteado por caro, pero viendo que permiten renovar la licencia hobbyist indefinidamente, a lo mejor lo pruebo…

  2. Ostia tío, estas impresoras si que son una pasta en innovación. Todo lo que tienen la capacidad de imprimir es genial. Me he comprado una y enhorabuena no dejo de usarla y de investigar que modelos puedo imprimir con ella. Les digo que a la hora de adquirir una es necesario conocer su funcion, sus modelos y la mejor depende al uso que se le quiera dar, es bueno que visites paginas como: https://www.cualesmejor.net/estaciones-metereologicas/ que te ponen al alcance de tu mano las mejores comparativas, para hacer tu compra inteligente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio