Bayonetta 2 – Mono y otras prendas

¡Muy buenas a todos! Bienvenidos una vez más a este, mi querido blog. Esta vez os voy a contar cómo me he hecho la ropita de Bayonetta 2: el mono, los cubrebotas y los guantes.

Picture by Hotaru Bloody. Edited by me.

Empezaremos con el mono, que es lo más complicado. Para sacar los patrones, envolví a mi maniquí en cinta y tracé sobre él las piezas de las que está compuesto. Ya sabéis que para sacar patrones es suficiente con sacar medio cuerpo porque el otro es simétrico.

Recorté y pasé las piezas a la tela.

Cuando pasé la zona de los rombos de las piernas, les añadí una tira finita extra para poder unirlos al final.

Utilicé doble capa de lycra en toda esta prenda para que no transparentase y para darle un poco más de consistencia y control sobre las chichas. Una vez preparada cada pieza a doble capa y unidas entre sí fuera de la línea de la costura en zig-zag, fui montando la prenda.

Después de montarlo me lo probé y me quedaba bastante grande. Sobre todo de cintura. Las piernas no tanto. Es un rollo porque, dependiendo de lo estrujable que sea una parte del cuerpo, la prenda va a quedar más o menos ajustada. Por ejemplo, la cintura suele permitir altos niveles de espachurramiento (ya sabéis cómo la deja un buen corsé), pero las piernas no. Una pierna, por mucho que aprietes no se reduce.

Por suerte la configuración de esta prenda permite ajustar los contornos, así que metí bastante, en la zona de la cintura casi unos 10cm y en las piernas  2,5 más o menos.

Y es que, claro, al envolver el maniquí no tuve en cuenta que, por muy apretado que estuviese al hacer los patrones, la tela de lycra cede un montón (y mira que lo he dicho veces aquí, que para patronar lycra hay que restarle un 20% a los contornos, pero me despisté) y me quedaba blandurrio. Debería haberlo patronado como hice con el body de Maya, haciendo un mono de prueba de lycra y dibujando sobre él en vez de sobre cinta adhesiva, que no tiene absolutamente nada de elasticidad. Ya que yo no lo tuve en cuenta, tenedlo vosotros si es que pensáis hacer este cosplay con lycra. Si lo vais a hacer con algún tipo de polipiel, entonces con cinta aislante está bien porque esta tela es bastante más rígida.

A medida que iba uniendo piezas, iba remallando y haciendo algunas costuras de refuerzo/decorativas que lleva el mono este.

Al ser de telas muy elásticas, añadí costura de refuerzo y remallado en todas las uniones. Así, por si las costuras principales me revientan por la fuerza de mis nalgas poderosas, tengo una extra para hacer el duro trabajo de contenerlas en su lugar hasta que pueda volver a casa a arreglarlo.

Normalmente se hace todo con la remalladora a cuatro hilos: Uno para costura principal (con la aguja de la izquierda) otro para la de refuerzo (con la otra) y los dos últimos para el remallado mientras la cuchilla corta el borde; pero a mí esa máquina me da mucho miedo. Así que lo que hago es coser todo lo que sea con puntada recta (principal y refuerzo) con la máquina normal, luego recorto a mano los bordes y después remato con la remalladora con la cuchilla inhabilitada. Así por lo menos me aseguro de que no le voy a meter un tajo accidental (que no sería la primera vez que me pasa).

Para cerrar los rombos de las piernas, cosí un trozo de tela a lo largo de los bordes, le di la vuelta de dentro a fuera e hice el remate con la costura en zig-zag, que es la más adecuada para telas elásticas.

Creo que esta es la prenda elástica que mejor he cosido hasta ahora. Saqué las tiras extra de dentro a fuera y añadí las hebillas minúsculas.

Uní los hombros (que también tuve que ajustarlos bastante para que quedasen ceñidos) y abrí el agujero con forma romboide de la espalda. Hacer este tipo de aperturas con telas elásticas es bastante complicado porque, para que queden en su sitio y bien ajustadas hay que patronarlas un poquito más pequeñas de lo que son. Yo lo que hice fue tirar mucho de la tela hacia el cuello e irlo abriendo puesto en el maniquí. De esa forma me aseguré de que me iba a quedar como quería. Lo rematé iugal que los rombos de las piernas.

Una vez más, si las telas que vais a usar son más rígidas, no hace falta liarla tanto, con los patrones iniciales quedará bien.

Por último hice el dobladillo de las perneras y rematé el cuello. ¡Y mono listo!

En un principio me planteé hacer los bordados a mano. De hecho me hice con el kit y lo empecé, pero vi que me iba a llevar como 200 horas hacerlos todos y entonces vectoricé todos los adornos con photoshop y se lo envié a Fanny para que me los sacara con su máquina profesional.

Decidimos hacerlos como apliques para luego coserlos a mano con puntada invisible en el mono. ¡¡No sé qué hubiera hecho sin su ayuda!! (Bueno sí: morir entre terribles sufrimientos).

Lo siguiente que hice fue el ¿mantón? No sé muy bien cómo llamar a la cosa con hombreras ochenteras full power. Bueno, saqué los patrones base sobre el maniquí y añadí las dos piezas extra romboides a los laterales de los hombros. Como es una prenda bastante sueltecilla y de la que se puede ver el interior fácilmente, usé la polipiel negra tanto para la parte visible como para el forro. Así me quedaba más uniforme y bonico.

Coloqué las piezas sobre la mesa y marqué los bordes de los que salen los flecos. Entonces hice el forro y cosí los flecos a su interior. Después hice la parte visible, la uní al forro con los flecos dejándolos hacia fuera. Una vez unido todo, dejé un hueco en la costura del cuello para darle la vuelta de dentro a fuera, cerré el cuello, hice la costura de refuerzo y ya estaba hecho. Por último le puse enganches en la parte de atrás para abrochármelo.

Después de eso hice los cubrebotas con la técnica ya consabida: envolví los zapatos en cinta, marqué la forma y saqué los patrones.

Utilicé la misma polipiel que para las hombreras. Cosí las piezas, rematé los bordes y las pegué a las botas. Para finalizar, les añadí los adornos.

Lo último que hice de ropita fueron los guantes. Estoy especialmente orgullosa de ellos porque, bueno, en general este cosplay es una revisión y una redención por las técnicas tan básicas y cutres que usé con el de Bayonetta 1 (lo hice hace 8 años). Ya haré una entrada comparando ambos y veréis qué risas. Pero los guantes son algo especial porque cuando hice los del 1 en realidad no los hice, los compré y les pinté la palma con pintura para tela y estos los he hecho bien de verdad.

Para su elaboración, dibujé la silueta de mi mano y la extendí hasta el brazo y utilicé eso como patrón. Para guantes normales (de polipiel o telas más rígidas) hubiera hecho el patrón completo de guantes, pero para hacerlos de lycra con esta técnica quedan de maravilla.

Entonces cogí un trozo de tela azul y la uní a otro largo de tela blanca con su remalladito y todo.

Marqué la silueta en la tela del dorso, que es toda blanca, la enfrenté a la porción con el añadido azul, coloqué todo en su sitio de forma que el azul quedase en la palma y lo cosí.

No hice remallado en la zona de los dedos porque no hay espacio para eso. Simplemente los dejé con la costura de refuerzo y recorté cerca de la misma para dejarlos bien acabados.

Hice el dobladillo superior del guante sujetándolo con alfileres y cosiéndolo con una puntada pequeña en zig-zag para permitir la elasticidad de la tela.

Y con esto ya tenía hechas todas las prendas. En el siguiente post os contaré cómo hice los props.

Espero que os haya servido de algo este tutorial. No dudéis en comentar por aquí o en mis redes sociales.

¡Gracias por leer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio