Cómo hacer una cabeza de asari – Parte 1: modelado

¡¡La cosa va de cabezas este año!! Primero los lekkus y ahora esto.

Seguramente algunos de vosotros me habréis visto en uno de los múltiples directos que he hecho en mi página de Facebook durante la elaboración de esta cabeza. ¡Lo he pasado muy bien! Además, he podido descargar los vídeos y editarlos, conque dentro de poco subiré un resumen a youtube.

Source.

¡Vamos con la explicación!

Los materiales que he utilizado durante todo el proceso por orden cronológico son:

Plastilina NSP sulphur-free hard.

– Polystyrene mannequin head.

Herramientas:

  • Vaciadores.
  • Decapadora.
  • Soplete de cocina.
  • Papel de lija.
  • Pinceles.
  • Un buen microondas.

Para hacer esta cabeza de asari, me basé en el tutorial de Emmabellish, que es maravilloso. Me salté la parte de “lifecasting”, pero el resto del proceso es prácticamente igual.

En vezz de hacer el “lifecast” utilicé una cabeza de corcho blanco. Escogí una cabeza masculina para hacer mis lekkus y me quedó demasiado grande porque yo tengo un cráneo minúsculo. Con los lekkus no me importó que me quedase grande porrque los pude disimular con pinzas y la diadema las cubrría, pero necesitaba que la cabeza de asari me quedase bien ajustada, así que escogí un modelo femenino, que es bastante pequeño.

De hecho, una de las razones por las que me hice mi propia cabeza de asari es porque estaba segura de que, si compraba una hecha, me iba a quedar enorme.

Mi primer contacto con la plastilina fue bastante triste porque está durísima y me tiré como 15 minutos tratando de cortarla c on distintas heramientas hasta que tuve la genial idea de mirar en foros y descubrí que hay que meterla en el microondas. EN ese momento todo cobró sentido y pude empezarr a trabajar en condiciones.

Lo primero que hice fue cubrir la cabeza con arcilla para que se adhiriera bien. Así aproveché y le modelé un cuello.

Muchos me habéis preguntado si esta arcilla se parece a la famosísima Monsterclay y, sí, es el mismo producto.

Con la base preparada, comencé a añadir los tentáculos de la nuca. Hice una forma básica preliminar y después le fui dando forma y alisando con los vaciadores. Después de hacerlos me di cuenta de que me habían quedado muy altos, así que los quité y los coloqué en el lugar correcto. Porque el proceso es este todo el rato: dar forma a cosas, ponerlas en su sitio, mirar a ver si está todo bien, alisar y repetir.

Después de dejar la parte tasera preparada, comencé a poner el resto de los tentáculos. Empecé haciendo una pequeña marca por donde quería que fueran desde la frente hacia atrás. Después hice unos churros aparte, y los fui colocando en su sitio y fundiéndolos con el resto de la cabeza.

Lo más difícil de conseguir para mí fue que la parte final de cada tentáculo mantuviera la relación espacial con el resto. Tuve que recalentar las puntas con la decapadora y moverlas hasta conseguir que cada una quedase a la altura y a la distancia proporcional con el resto de la estructura. Eso no se ve en el vídeo y tampoco hice fotos, pero introduje un alambre en estas partes para evitar que se me rompieran.

Una vez colocados todos los tentáculos, suavicé las intersecciones añadiendo más plastilina y estirándola hacia atrás con los dedos mientras se mantenía calentita. También fui mejorando su forma añadiendo o quitando donde veía que hacía falta tratando de lograr la mayor fidelidad posible.

Ya tenía listos los seis bollicaos para añadir detalle, así que marqué los surcos y añadí un churrito fino a modo de cresta a lo largo de cada uno que utilizaría como guía para conseguir esa forma ligeramente angulosa que tienen.

Fui añadiendo plastilina desde esa línea hacia los lados y luego, con el vaciador, marqué la forma hasta que de frente parecía Lisa Simpson.

Para hacer los relieves de la nuca y el cuello seguí el mismo procedimiento: poner churrillos, estirar, vaciar y repetir hasta que quedaron a mi gusto.

Y aquí es donde entra el soplete. Resulta que los chicos de la tienda de materiales estaban al tanto de mi streaming cuando dije que no sabía cómo suavizar más las puntas de los tentáculos y me llamaron para darme algunas opciones. Me dijeron que podía aplicar aguarrás o gasolina sobre la superficie y alisarla con un pincel y también que podía usar un soplete para ir calentándola y suavizarla con pincel también. Me compré un soplete de repostería monísimo y fui calentando zonas poco a poco y alisándolas con cuidado.

También me dijeron que esta plastilina se puede lijar cuando está fría y bien dura, así que eso hice. Para terminar de alisar todo bien y quitar bultitos, pasé una lija de grano 150.

Con la superficie bien suavizada pasé a texturizarla. Utilicé una tela de tul para darle una textura base preliminar y después usé la maya más tosca para dar el efecto de escamas.

Y con esto lo dejo por hoy. El próximo día os contaré cómo hice el molde y saqué las réplicas. A ver si me da tiempo a terminar todo antes de que salga el juego.

¡Espero que os sea útil! Y no dudéis en preguntar cualquier cosa aquí abajo en los comentarios o por mis redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio