Cómo hacer una cabeza de asari – Parte 2: Moldeo y colada

¡Muy buenas a todos! Hoy os traigo la segunda parte de mi explicación sobre cómo estoy haciendo la cabeza para mi cosplay de Peebee de Mass Effect Andrómeda. Anteriormente os conté cómo modelé la cabeza con plastilina y ahora toca sacar moldes y réplicas.

Dentro de poco subiré un resumen en vídeo de este proceso. Por lo pronto, os dejo la explicación por escrito.

Antes que nada, enumeraré los materiales que he utilizado:

Yeso Ultracal 30.

Arcilla a base de agua.

– Spray desmoldante y vaselina

Apoxie sculpt.

Látex

Y las herramientas:

Juego de herramientas para modelar.

– Pinceles.

Al igual que en mi anterior post, para hacer este molde me basé en el tutorial de Emmabellish, que se hizo una Aria T’Loak preciosa. Para llevarlo a cabo, la mejor opción (lo que he visto en prácticamente todos los tutoriales que hay por ahí) es hacerlo en dos partes. Conque lo primero que hay que hacer es delimitar una mitad con arcilla. Utilicé una a base de agua (la clásica arcilla roja) para que no se me estropease la plastilina, que es a base de aceite. Cuanto más limpia quede la unión de la arcilla con la cabeza, mejor aspecto tendrá el producto final.

La arcilla roja tiende a agrietarse y a separarse de la escultura una vez seca. Cosa que me pasó y tuve que quitarla y volverla a poner. Lo que hice después fue llevar a cabo el paso siguiente sin esperar a que se secara y me fue bien.

En la tienda de materiales me han dado mejores opciones para la próxima vez que haga las paredes del molde, que son utilizar plastilina blanda o Wed Clay, que es a base de glicerina. Pero, bueno, a mí la arcilla roja me fue bien.

Grietas por aquí / Cracks here.
Grietas por allá / Cracks there.

Una vez delimitada la zona a moldear correctamente (sin grietas ni mierdas), añadí unos relieves en la arcilla a modo de marcas que posteriormente encajarían en la otra parte del molde para que cuadrase todo lo mejor posible.

Entonces preparé el Ultracal 30. Según su ficha técnica la mezcla correcta según el peso de los componentes es de 38 partes de agua por cada 100 de yeso. A la práctica lo que hay que hacer es llenar un recipiente con agua templada e ir añadiendo yeso hasta que se hace una “isla”, es decir, hasta que el yeso rebosa un poquito sobre el agua y en ese momento se remueve para conseguir una mezcla homogénea. No hace falta hacer una mezcla exacta, de ahí en adelante se puede añadir más para que salga más denso si se desea.

Una vez mezclado el yeso, apliqué la primera capa con un pincel para que fuera cogiendo los detalles más finos. Y, posteriormente, fui poniéndolo más a lo bestia cubriendo la mitad correspondiente hasta conseguir un molde grueso. Al principio chorrea un poco, pero a medida que va fraguando se asienta mejor.

El tiempo de secado del Ultracal 30 es muy corto, de unos 30 minutos aproximadamente. Después de dejarlo fraguar, quité el muro de plastilina y procedí a sacar el molde de la otra mitad.

Quité lo gordo ayudándome con las herramientas de modelar y,como la plastilina no reacciona al agua de ninguna manera, los restos de arcilla roja los pude eliminar muy fácilmente arrastrándolos con un pincel mojado.

Lo peor fue limpiar esta zona / Worst part was cleanning this area.

Un paso muy importante en este momento es aplicar una buena cantidad de agente desmoldante en la zona donde las dos partes del molde se van a unir porque el yeso se fusiona y, de no hacerlo, no las podremos separar ni a tiros. Se puede usar spray desmoldante o vaselina. Yo usé las dos cosas para asegurarme bien. Y, spoiler: con todo y eso, me costó bastante separarlo.

He visto que algunos cosmakers añadían un par de capas de un material más duro sobre el Ultracal como vendas de escayola, fibra de vidrio y resina, tela de arpillera impregnada en yeso u otros a modo de camisa para estabilizar el molde. Pregunté en la tienda y me dijeron que el Ultracal ya es suficientemente duro y rígido y no hace falta reforzarlo de ninguna forma. Con los moldes de silicona es una técnica imprescindible, pero aquí no hace falta.

Pregunté a Emmabellish por twitter y me dijo que lo que hizo ella fue unir ambas partes del molde permanentemente después de sacar la escultura de su interior. Vamos, que lo de hacer el molde en dos partes en este caso es una cuestión de comodidad a la hora de desmoldar la plastilina. Luego, como el látex es un material muy flexible, no hace falta que el molde siga dividido.

Y llegó la hora de la verdad. Procedí a separar el molde y eso no había dios que lo moviera. Empecé a ahuecar un poco la cabeza por los lados aprovechando que era blandita y nada, eso no se movía. Sí que conseguí ver la zona exacta donde ambas partes del molde se unían, pero estaban muy pegadas.

Así que seguí las enseñanzas de Sumyuna y disolví la cabeza de corcho con un chorrito de acetona.

Después, con la ayuda de un destornillador, fui tratando de hacer palanca para separar el molde con cuidado y, de repente, se formó una grieta a lo largo de toda la línea de unión y, por fin, se abrió.

Después tocó destruir la escultura de arcilla con mucha penita y dolor. Sacar la plastilina del interior de las puntas de los tentáculos fue horrible. Prefiero lijar mil veces a hacer esto. Me tiré como cuatros horas dale que te pego con las herramientas de esculpir. Cuando terminé de sacar la plastilina eliminé los restos frotando con un pincel impregnado en aguarrás.

Uní de forma permanente ambas partes del molde con una pequeña cantidad de Ultracal. Arreglé las pequeñas irregularidades y rellené la unión para disimularla con Apoxie Sculpt, que es una pasta epoxi muy fácil de modelar que se adhiere muy bien a cualquier superficie. Dejé la unión lo más igualada y hermética posible.

¡Y con esto ya estaba el molde terminado! Así que era el momento de hacer la colada de látex para sacar la prótesis. Como ya dije en el tutorial de los lekkus, el látex es un material muy fácil de utilizar, que seca al aire y que huele a amoníaco más que nada en el mundo. Utilizad guantes y mascarilla para manipularlo y no caer redondos por el hedor. Trabajad en un lugar ventilado.

Llené un vaso con látex e hice una mezcla de colorante azul y blanco para obtener un azul muy clarito. El látex seca en un tono bastante más oscuro que el de la mezcla original, así que hice un azul muy pálido.

Empecé dándole un par de capas con pincel para que cogiera los relieves finos y fui rellenando con cuidado los salientes de los tentáculos para que se llenasen bien. Para estas zonas es conveniente ir muy despacio y dar toquecitos desde fuera para que salgan las posibles burbujas.

Después de esas primeras capas, fui añadiendo chorritos con una jeringa y girando el molde para que el látex se fuera repartiendo bien por toda la superficie. También fui dejando el molde reposar en diferentes posiciones para que se depositara el látex y repetí esta acción hasta que quedó con un grosor satisfactorio para mí.

Aun así, el látex se me acumuló en las puntas de los tentáculos y, como tenía miedo de que no se secara bien del todo, lo dejé reposar una semana para asegurarme.

Utilicé el secador de pelo para que secase más rápido.

Cuando el látex se secó bien, lo desmoldé y salió la cabecita.

Los tentáculos de atrás no salieron enteros, debería haber dejado secar las primeras capas más tiempo,, pero lo arreglaré con funny gummy o algo por el estilo. La verdad es que eso no me preocupa y tiene fácil solución. Las proporciones están bien, en mi cabeza queda perfecto y sólo le falta un repaso a las rebabas.

¡¡Y ya está!! Ya sólo falta pintar y eso os lo contaré en el siguiente post.

¡Gracias por leer! Y, como siempre, no dudéis en comentarme por aquí o por mis redes sociales.

¿Quieres aprender a hacer tus propios cosplays?

Ya está disponible mi guía para realizar armaduras y réplicas con goma eva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio