El quinto elemento – Leelo

¡Hola! Este año cumplí uno de mis sueños cosplayer: ir de Leeloo. Llevaba muchos años con la idea de ir de esta mujer rondando por dentro de mi cráneo.

Hace mucho tiempo publiqué en este mismo blog la traducción del tutorial de Jia Jem sobre cómo hacer los tirantes. Yo los hice basándome en su explicación y de una forma bastante parecida, sólo que utilicé menos cantidad de silicona para que me quedasen más finos y un pigmento distinto.

Picture by JLM fotógrafo.

Paso a contaros cómo me apañé.

Me descargué la plantilla de los tirantes de Jia Jem y fui a imprimirlos a una copistería. En el archivo pone que hay que imprimirlos al 300%, pero yo lo hice sin ampliar y salieron perfectos en el plotter.

Para hacer el molde, utilicé dos planchas de poliestireno extruido (también conocido como styrofoam). Es un material muy barato que podéis encontrar en las grandes superficies de bricolaje.

Una plancha hizo la función de base y en la otra corté con un cutter la forma de los tirantes. Pegué la segunda sobre la primera con cola blanca.

Para terminar el molde, coloqué unos tubitos de pvc pegados con cola blanca donde van los agujeros y unas piezas de styrofoam más gruesas y con formas ovaladas donde quedarían los huecos más grandes de esta prenda.

Entonces llegó el momento de verter la silicona. Utilicé Dragon Skin® 10 slow mezclada con pigmento naranja fluorescente Smooth On “ignite orange” siguiendo las instrucciones. Tras varias pruebas, preferí el producto de curación más lenta porque, al querer los tirantes de un grosor de medio centímetro aproximadamente, la silicona necesitaba tiempo para esparcirse y nivelarse por el molde, cosa que no daba tiempo a que occurriera con la de curación más rápida. Utilicé aproximadamente 360g de la mezcla para cada tirante respectivamente. Al principio parece que quedan muy finos, pero esta silicona se expande al curar, conque el resultado final tiene bastante volumen.

Dejé curar durante 7 horas y desmoldé los tirantes. Corté en los extremos adaptándolos a mis medidas. Tampoco hace falta que esto lo hagáis perfecto porque esta silicona es tan elástica que, si os queda un pelín pequeño, se va a adaptar igualmente. De hecho, esta plantilla vale para todas las tallas prácticamente.

Una gran ventaja de esta silicona es que se puede fusionar si se añade silicona fresca, así que, para unir los tirantes, puse un chorritín de silicona en los extremos y los mantuve juntos durante otras 7 horas para que curase. Puse un peso sobre el tirante para que no quedasen grumos en la parte visible de la unión, aunque es bastante difícil que no se note absolutamente nada.

Recorté con unas tijeras las rebabas. Y, con esto y un bizcocho, los tirantes estaban terminados. 

Hice tres pruebas: unos me salieron más gruesos de lo que quería, pero una compañera me los compró (gracias, Alherya, por tu confianza), otros que me quedaron un pelín claritos y están en venta aquí (actualización: ya los he vendido) y los terceros, que son los que me quedé, con un color más a mi gusto.La ropa de Leeloo es muy sencilla y no tiene mucho misterio. Para hacer la camiseta modifiqué una camiseta interior de hombre del Primark. Es la única cosa que encontré con una tela medianamente parecida. 

Simplemente, ajusté la cintura y rehice las mangas aprovechando las que tenía.

 

Remalladora, te quiero.

Para los pantalones utilicé una polipiel fina cobriza. Con el color de los pantalones tuve muchas dudas porque los originales son de un color mezcla entre carne y dorado. Los pantalones de color carne me parecen la cosa más horrorosa del mundo y las telas doradas que encontraba eran demasiado brillantes. Al final escogí esta, que es un poco oscura, pero es la que más me convenció de todo o que vi.

Aproveché que la tela era elástica para hacer un patrón de pantalón sin costura en los laterales exteriores, de forma que me  quedó una pieza por cada pernera. Cosí la cinta elástica negra con la puntada en zigzag a lo largo de los mismos y los uní. Añadí una goma en la parte superior e hice un cinturón de polipiel negra con hebilla gorda.

Quise hacer unas botas, pero no encontré ninguna referencia clara. Así que me puse unas parecidas que tengo en casa y no quedaban nada mal. Ahorro para el bolsillo.Leeloo lleva el pelo naranja con unas raíces rubias de no haber ido a la pelu en un par de meses. Es perfecta, no le hace falta.

Compré una peluca rubia, la corté y la teñí utilizando tinta de rotulador permanente naranja mezclada en un botecito con alcohol de 70º aplicada con spray dejando las raíces de su color original, por supuesto.

Después moldeé mechón por mechón con gomina para darles ese aspecto asqueroso tan entrañable.

Prueba de maquillaje absurda en pijama / Stupid make up test in my pijamas.

Y, por último, el multipase. Hice una plantilla en papel, la pasé a PVC espumado (fórex), la corté con cutter, hice un par de detallitos, pegué un papel con la identificación y ¡¡a tirar millas!!

Como extra, os dejo el making of de la fotaza que me sacó Sergio Vela en la Japan Weekend de febrero.

Y el resultado, que es para hacerse un poquito de pis encima. Pero sólo un poquito.


Y eso es todo. Espero que os haya resultado útil.

Podéis seguirme en mis redes sociales (facebook, twitter…) y, si tenéis alguna pregunta, no dudéis en formulármela en los comentarios aquí mismito.

¡Gracias por leer!

3 comentarios en “El quinto elemento – Leelo”

  1. Vaya currazo compañera. Parece un cosplay sencillo pero para hacerlo perfecto hacen falta esos detalles que siempre pones tu.
    Yo solo con ver el trabajón de hacer los tirantes… ya os dejo el resto para los profesionales del gremio… jaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio