1.12.16

El maravilloso arte de juzgar concursos

 ¡Hola! Este fin de semana se celebra Mangafest, donde formaré parte del jurado del concurso de cosplay y también Expocómic, donde estarán mis amigos dando charlas y me da pena no ir, pero no puedo dividirme. Con esta vorágine de eventos importantes y, debido a ciertas opiniones que he leído en twitter recientemente, me gustaría aportar mi visión sobre el tema de los jurados en los concursos tanto desde dentro como desde fuera.

Hacía tiempo que quería hablar de este tema sobre todo porque me parece que necesito algo de feedback para mejorar como jurado, que nunca está de más, y también porque creo que ya tengo un bagaje y hay cosas que no me terminan de cuadrar. O sea, para quejarme un poco, ¿para qué os voy a engañar?

Source


Primera parte: como concursante.

La verdad es que como concursante no tengo ninguna queja (¿esperábais mandanga?). Hace años vivía un poco amargada porque me daba la sensación de que todos los concursos eran iguales y a mí me apetecía que hubiera alguno que se centrase más en la confección que en la actuación. Pero, ahora que hay tanto concursos mixtos de actuación y confección, como de una cosa y de la otra por separado, el tema está en saber a qué te presentas, a qué puedes optar y cuáles son tus puntos fuertes.

Por ejemplo, a mí no se me ocurre presentarme a concursos donde se valore la actuación en un porcentaje mayor que la confección. Y no porque me considere una excelente costurera o lo que sea, sino porque no me gusta actuar y no me apetece emplear mi tiempo en prepararme para algo que no me gusta hacer. Por eso no me presento a la ECG. Me da una envidia terrible, pero siento que ese concurso no es para mí. ¡¡Y no pasa nada!!

Muchas veces, en vez de cabrearnos con los concursos, lo que tenemos que hacer es leernos bien las bases antes de decidir si nos apuntamos o no. ¿Alguna vez habéis visto que alguien se queje y se cambien los resultados? Es absurdo y encima el que se queja queda muy mal. Todos nos hemos ido de un concurso con mal sabor de boca o con sensación de injusticia por nosotros o por otros alguna vez y no la hemos liado parda. Pasa en las mejores familias.

Source

Sobra decir que uno sabe muy bien cuánto tiempo y esfuerzo le ha echado a su traje, pero no sabemos cuánto le ha costado hacer su cosplay a los demás. Es más, muchas veces da igual lo que les haya costado a los demás porque sus acabados pueden ser infinitamente mejores con mucho menos esfuerzo. A lo mejor yo me he tirado un año haciendo una birria y viene otro cosplayer que se ha hecho una maravilla en una semana. Pues bravo por el ganador, la próxima vez nos saldrá mejor a nosotros. O no, no lo sé.

Ahí también está el factor de impredecibilidad. Podemos tener suerte, llevar una chusta y ganar porque no hay nada mejor, o llevar un cosplay muy currado y que llegue alguien con un pedazo de cosplay mil veces mejor hecho y se lleve el premio gordo. Hay que aguantarse, es lo que hay, los concursos son así.

En definitiva: como concursantes no podemos controlar nada más que el trabajo que llevamos hecho de casa. De ahí en adelante todo es azar y libre albedrío (con una excepción que me joroba bastante que ya mencionaré más adelante).

Source

Segunda parte: como jurado.

Ser jurado es horroroso. Yo a veces me pregunto qué pinto ahí; pero en el fondo me gusta y creo que tengo cosas que aportar. Luego, cuando reparto los premios, me siento muy bien.

Antes que nada quiero decir que un jurado está normalmente compuesto por varias personas. Esto significa que porque te lleves mal o pienses que alguien del jurado te tiene manía las probabilidades de que salgas ganador, si es lo justo, siguen estando ahí. Y también significa que porque te vayas a quejar a una de ellas la cosa no va a cambiar, ya que el resultado del concurso ha sido fruto del consenso. Es más, a lo mejor ese miembro del jurado en concreto quería darte un premio, pero los demás discrepaban y se terminó llegando a un acuerdo. Estas cosas pasan.

Source

En los jurados el número de componentes suele ser impar para evitar empates. Lo que supone que, a lo mejor, la opinión está dividida y el premio se da porque la mitad más uno decide a quién se le da el premio. Les gustabas a muchos, pero la mayoría absoluta ha hablado. Y esto es perfectamente lícito.

También puede ocurrir que traigan a jurados sin experiencia como cosplayers, pero con experiencia como modistos profesionales, actores, maquilladores, cineastas… Eso no me parece mal aunque he de decir que una de mis experiencias más surrealistas como jurado la tuve una vez que otra componente era una costurera profesional a la antigua usanza. Fue una lucha juzgar con ella porque se basaba en una forma de patronaje muy ortodoxo y muy estricto sin dar lugar a la creatividad a la hora de confeccionar de algunos cosplayers. Fue terrible, al final conseguimos que el premio se decantase por la creatividad cosplayer, pero nos costó mucho rato de discusión. Dicho esto, me gustaría dejar claro que pienso que a veces el cosplay se lleva acabo de una forma muy flexible que un profesional no familiarizado puede no llegar a valorar como lo haríamos nosotros. No digo bien o mal. Digo desde un punto de vista distinto y nunca he sabido si eso enriquece o empobrece el concurso.

Otra cosa que puede ocurrir es que los componentes del jurado sean todos unos cretinos, que puede pasar. Entonces estamos jodidos.  Pero tampoco es culpa suya. Eso es culpa de las convenciones por no saber a quién traen.

Source

Por otro lado, aparte del gusto personal del jurado, de su experiencia demostrable y de su capacidad mayor o menor de juicio objetivo, están las normas que las convenciones imponen a la hora de juzgar. Y aquí es donde yo suelo entrar en conflicto. No voy a decir nombres, pero algunas convenciones ponen unas condiciones terriblemente absurdas que no hay por donde coger. O, por lo menos, yo lo veo así.

Por ejemplo: recuerdo haber juzgado un concurso en el que me dijeron que tenía que tener en cuenta, entre otras cosas habituales, tres factores: fidelidad, confección y originalidad. De acuerdo, entiendo más o menos que fidelidad y confección no siempre vayan de la mano. O sea, puedes llevar un traje acojonantemente bien hecho y que no se parezca nada al original. No tanto que vayas muy parecido y que el traje sea una castaña (aunque eso tiene mérito, ojo ahí. Pero quizás estaríamos hablando de “cospobre”). Por eso no me parece grave; pero de estas dos cosas o valoras una o valoras otra o, en un caso especial, pueden ayudarte a la hora de hacer un desempate muy ajustado. Bueno, vale, aceptamos zurullito como animal de compañía.

Lo que no me cabe en la cabeza es que me vengan a decir que valoran la originalidad en el sentido de que si llevas un personaje de moda o hay más personas en ese concurso vestidas de lo mismo, se te resten puntos. ¡No-me-cabe-en-la-puta-cabeza! Y aquí retomo el tema de la impredecibilidad: un cosplayer no puede saber cuánta gente va a ir vestida de lo mismo. Así que no entiendo por qué en algunos concursos es un factor a penalizar. Eso es una putada con todas las letras.
Imagínate que te presentas de Elsa a un concurso con la mejor Elsa que nadie se haya hecho jamás en la historia y no ganes nada porque hay más gente disfrazada de Elsa. Vamos. Le muerdo la cabeza a quien haga falta. ¿Vosotros entendéis esto? Porque yo no. Que alguien me lo explique.

Source

A veces la organización nos permite dar menciones especiales o dar premios extra fuera de las categorías establecidas y a veces no. He de decir que yo siempre me quedo con ganas de dar más premios y me da muchísima rabia porque aquí viene otra premisa importante a tener en cuenta: queda fatal ir a alguien que no ha ganado y decirle que no se ha llevado nada por los pelos. O que a ti te gustaba él y a los demás no. No, no y no. Creo que en casos como este hay que morderse la lengua, callarse como una puta y guardarse la opinión en el fondo de los higadillos. Es una putada para un cosplayer saber que se ha quedado a las puertas. Y lo digo por experiencia tanto como jurado como siendo cosplayer. No lo hagáis, creéis que es bonito, pero provoca más frustración que otra cosa. Pienso que lo mejor como jurado es felicitar a todo el mundo, ser majo y aguantarse.

Por último: yo soy jurado el tiempo que dura el concurso, fuera de ahí soy una persona normal con mis gustos y mis chorradas. En facebook le daré like al tío vestido de Gundam con una caja todas las veces que haga falta, no tengo el chip de jurado puesto todo el día.
No me pidáis opinión fuera de los concursos, no me preguntéis por el concurso una vez se ha terminado. He cumplido mi función cuando tocaba, he hecho mi papel y ya ha terminado. Chim pún.

Los jurados de concursos somos personas y, como tales, somos seres falibles. No somos perfectos, no tenemos la verdad absoluta y nos equivocamos. Lo sabemos y lo aceptamos igual que los concursantes deberían saberlo y aceptarlo. Lo hacemos lo mejor que podemos y no queremos fastidiar a nadie.

Disfrutemos de la experiencia y dejemos de complicarnos la vida. Si no es esta vez, ya será otra. Y, si llevas 18 años presentándote a un concurso y nunca te llevas nada, por algo será. No puede ser que hayas pasado por las manos de 18 jurados (unas 90 personas) y todos te tengan manía o ninguno haya sido capaz de apreciar tu arte. Culpar a los demás de tus fracasos es mucho más fácil que hacer un esfuerzo por ser crítico, enfrentarte a la realidad y aceptar tus defectos.

Source

Y aquí viene el bonus track:

Tus papis siempre te dirán que eres el mejor, que los demás son una caca y que nadie merece todos los premios del mundo más que tú. No les hagas caso. Ellos lo hacen con la mejor de sus intenciones, pero no te puedes fiar. Mi madre me educó en el más absoluto narcisismo y os aseguro que con esfuerzo se puede salir.

La autoestima materna/paterna es peligrosa y ya somos mayorcitos como para mirarnos al espejo y distinguir lo que es real y lo que no.

Madres y padres: aceptad que vuestros hijos pierdan de vez en cuando. Es sano, es normal, es la vida. Vuestros hijos son especiales para vosotros, pero para el resto del mundo son personas comunes. Que, por cierto, los demás también son hijos especiales de otros padres. Dejadles estrellarse de vez en cuando, que no se van a morir. Una cosa es dar apoyo y otra es atiborrarles a ego y convertirlos en unos antisociales. Y os lo digo por experiencia.


Y, por favor, dejad de agrandar el ego de vuestros hijos a base de menospreciar el trabajo de  otras personas.  Un halago no es un halago si incluye un desprecio. Hay muchas otras formas de fomentar la autoestima que no implican compararse con los demás. 

Hala, ya está. Agradecería vuestros comentarios. Me gustaría saber qué pensáis de los jurados, qué podemos mejorar, si creéis que hay algo que no se valora lo suficiente... no sé, esas cosas.

¡Gracias por leer!

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con todo. ¿Sabes cuál es el problema? Que la mayoría de jurados no piensan ni actúan así. Ojalá, fíjate lo que te digo.
    Respecto a lo de la originalidad, a mi también me deja a cuadros xD Yo, al contrario que tú, siempre lo he entendido como que valoran el hecho de que te diferencies del resto utilizando tus armas de originalidad cosplayer añadiendo chuminadas o interpretando el diseño a tu manera y que esa manera sea cool y molona (normalmente esto se traduce en que añadas brillis y detalles que no están en el diseño original). Y es que sea como tú has dicho (que ya es fuerte) o sea como yo lo he entendido siempre, ¿dónde está el sentido? ¿Me pides que sea fiel al original pero que lo interprete distinto? ¿Eso cómo se come? Y si de verdad lo que se valora es que no haya más personas que vayan de lo mismo, apaga y vámonos.
    En resumen, yo diría que el mundo no es justo, y cuando antes lo apliquemos a nuestra vida, mejor. Si quieres participar, participa; si te invitan a ser jurado, hazlo. Pero luego no le des por saco a nadie y hazlo simplemente porque te ha dado la gana de hacerlo y para divertirte, y si no sabes, quédate en casita. Fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen resumen, sí. Y lo de la originalidad me lo explicaron así, me quedé picueta perdida XDDD

      Eliminar