Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5.7.16

Mamá, quiero ser cosplayer.

¡Hola, amigachos! ¡Bienvenidos una vez más! Hoy toca ponernos serios y hablar de DINERO, familia, hijos, embarazos, hipotecas, bonos del Tesoro...

Sabéis bien que no me gusta cotillear ni hablar de mierdas públicamente, pero creo que esta vez me lo voy a permitir por dos razones: he vivido una situación incómoda y cuasi surrealista de primerísima primera mano y, además, creo que ya va siendo hora de hacer divulgación sobre cómo funciona el cosplay actualmente porque esto SE NOS ESTÁN YENDO DE MADRE.

Empecemos por la situación.
Hace apenas un par de días, después de terminar de juzgar el concurso en la Metropoli Comic Con de Gijón (en la que lo pasé teta el 99,9% del tiempo), bajé del escenario y un señor se acercó a mi muy enfadado. Yo al principio pensaba que estaba de broma, pero resultó estar enfadado de verdad. Y la razón era que su hijo no había recibido ningún premio en el concurso añadiendo, para más inri, que el ganador del primer premio, con su impecable armadura de Breserk manufacturada en cuero, era, en palabras de su boca, "una mierda".

No quiero hablar del disfraz de su hijo y no quiero hacer comparaciones. Mi papel como jurado terminó una vez finalizó el concurso y estoy segura de que el boca a boca ya os hará llegar la identidad del susodicho. O no. Me da igual.


La cuestión es que, tras ponerme en esa tesitura nada más acabar el concurso, me fui con esa sensación de bronca, con ese mal sabor de boca y regomeyo. "¿Lo habré hecho tan mal?". Como siempre, lo comenté con mis amigos y me calmé un poco, lo hablé con los demás miembros del jurado y resultó que a ellos también se les había ido a quejar. O sea, que mi error fue tratar de razonar.

Más tarde volví a mi mesa a vender fotos y dicho sujeto volvió a aparecer con la misma actitud (aunque me compró una muy enfadado y no sé cómo tomármelo). Y, gilipollas como yo sola soy, le volví a dar bola (porque soy de esas que cree que razonando se pueden entender las personas) y recuerdo dos momentos bastante clave de esa conversación: el primero fue que le dije que juzgar no es fácil, que en los concursos existe un criterio, que somos humanos y se nos pueden escapar cosas. A lo que él me contestó: "pues para mí es muy fácil". Claro, está "chupao", tú le darías el premio a tu hijo. ¡Tócate un pie! Objetividad lo llaman. En ese momento sentí que ya daba igual lo que dijera, que no íbamos a poder llegar a un entendimiento. Pero seguimos erre que erre.
También me dejó seca cuando dijo que, si llegan a saber que no van a ganar nada, no se gastan el dinero en el cosplay. A esto no tengo nada que comentar porque estoy segura de que ya todos estamos pensando lo mismo.

El segundo momento fue cuando miró con cierto gesto despectivo hacia mi mesa (después de haberme comprado una foto. O antes, no sé) y dijo: "Es que para vosotros es muy fácil porque vivís de esto."

" V I V Í S    D E   E S T O "

Contesté: "no señor, yo no vivo de esto. Yo soy terapeuta ocupacional y trabajo en una residencia de ancianos. Lo poco que vendo me sirve de pequeña ayuda para financiar mi afición". Su gestó cambió y entonces me informó de que su hijo quiere ser cosplayer profesional. Flipé.



Y ahora viene la parte divulgativa del post. Parte divulgativa y también reflexiva porque no sé qué clase de imagen estamos empezando a proyectar los cosplayers.

Para empezar: absolutamente ningún cosplayer, que yo sepa, en España vive de ello. ¡Nadie! Podremos haber sido contratados para alguna acción publicitaria esporádicamente, con mayor o menor frecuencia, y podremos haber asistido a eventos pagados. Algunos han conseguido confeccionar un perfil on-line y un marketing a su alrededor que da esa sensación de profesionalidad (y que puede perfectamente no corresponderse con la calidad de sus creaciones). Se ha generado un perfil de "cosplayer famoso al que invitan a sitios" y me parece que las personas que lo ven desde fuera o llevan poco tiempo en esto han malinterpretado. No digo que esa malinterpretación sea culpa suya; pero yo creo que ya va siendo hora de dejar de lado la idea de "famoso = rico" y empezar a entender cómo funcionan las cosas en el siglo XXI.

En este momento, desde que surgió la web 2.0, las redes sociales, la capacidad de elaborar y consumir contenido a la carta, la figura del famoso se ha difuminado. Tanto la del famoso como la del espectador. Y ha surgido una dispersión de la oferta y de la demanda.
Tener X número de seguidores no garantiza el beneficio económico. El reconocimiento, la proyección y el dinero no se reciben en las proporciones que cabría imaginar. Olvidaos del "famoseo" de hace 15 años, de salir en la tele, de los 15 minutos de fama y de generar un beneficio a base de tirar de audiencia porque las reglas del juego están cambiando mucho más deprisa que nuestra mentalidad.
Añadid a eso una cultura del "todo gratis", una forma de consumir ocio por la que la gran mayoría no está dispuesta a pagar porque, si no se lo das tú, se lo dará otro más barato o a cambio de nada. ¿Qué nos queda? Pues nos queda el amor al arte, la pasión, el esfuerzo y, por desgracia, la suerte.

Niños que estáis creciendo viéndonos a los cosplayers más o menos conocidos danzar por las convenciones como si fuéramos alguien: no somos nadie ni nada. Somos personas apasionadas, amantes de nuestra afición. Son los demás los que nos convierten en alguien en las redes y en los eventos. Algunas veces tenemos un golpe de suerte y salimos en Kotaku, en Hobby Consolas... y parece que lo petamos durante unas horas, que es lo que dura algo de moda en Internet hoy en día. Fuera de esto tenemos nuestro trabajo aparte, nuestros estudios, profesiones... y son estos últimos los que nos permiten gastarnos los dineros en comprar materiales y herramientas. No hay más. Lo que sacamos vendiendo merchandising nos ayuda a seguir adelante con ello.
Estamos teniendo la inmensa suerte de trabajar para vivir. Porque a mi lo que me anima a ir a mi trabajo todos los días es saber que a final de mes me podré comprar una lijadora, telas, un objetivo para mi cámara, etc. Y agradezco enormemente vuestro apoyo con mi merchandising, porque ha marcado la diferencia a la hora de hacerme con material.

No digo que no se pueda ganar dinero haciendo cosplay. Pero, si eso es lo que queréis, preparaos para trabajar muy duro (o estar muy buena y hablo en femenino a propósito). Cosplayers como Yaya Han o Jessica Nigri son una empresa, no están solas. Yaya Han es empresaria y tiene empleados que la ayudan a mantener su negocio. Vende merchandising aparte de sus cosplays (alitas, orejitas de pony, tiene una línea de telas y de patrones...) y su rutina de trabajo es muy dura: hace muchos cosplays en muy poco tiempo, tiene que asistir a un mínimo de convenciones al año y no sé si os habéis fijado, pero casi no tiene vacaciones. Ser cosplayer profesional implica ser freelance y lo que se ve desde fuera, el estar guapo, ir a eventos, fotos bonitas, sonreir y ser feliz es la punta del iceberg. Detrás de ello solo hay trabajo. ¡Por eso yo no quiero ser cosplayer profesional! Estoy mucho mejor en mi empleo, del que salgo y me olvido y, si un día no me apetece coser, pues me tiro a la bartola y me pongo a jugar al Payday.

En fin, que no flipéis. Si cuando seáis mayores queréis ser cosplayers, tratad de buscar una profesión que tenga algo que ver con ésto: fotografía, corte y confección, diseño de moda, carpintería, bellas artes, peluquería, maquillaje fx, etcétera. Si queréis ser cosplayers y no os gusta la artesanía, siempre podéis estudiar Marketing. No digo que sea imposible, pero es tremendamente difícil. Y, por favor, hacedlo por amor y disfrutad del proceso. Sed críticos con vosotros mismos, animaos a compartir, sed amables y dejad que venga lo que tenga que venir.

Padres: sé que educar a los niños en 2016 es muy difícil y la vida está muy chunga; pero no os paséis y, por dios, enseñad humildad, enseñad autoestima, perseverancia, agradecimiento, respeto, sentido crítico y responsabilidad. Y tratad de ser felices.

10 comentarios:

  1. Muy de acuerdo con todo la verdad. Esa gente que dice querer ser "cosplayer profesional" no tienen dos dedos de frente. Todo el mundo se fija en las cosas buenas, pero nadie se fija en los sacrificios que hay que hacer como muy bien dices. Sinceramente no creo que nadie se pueda ganar la vida con esto (exceptuando los dos casos expeciales que has mencionado). Respecto a lo del padre del muchacho, se le debería caer la cara de verguenza ir a un jurado y decirles que su decisión es errónea. Una falta de eduación bastante fea y sobre todo de persona inmadura. Mal ejemplo para su hijo...

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el post.. como tu dices, quien hace cosplay es por amor al arte, no por dinero...vamos, hay mil cosas más que podrías hacer para sacar más dinero que cosplay xD En fin, soy profe y me vienen padres a decir este tipo de mamarrachadas porque los hijos de hoy en dia son perfectos siempre, así que por desgracia no me extraña ni lo más mínimo que se te fuera a quejar el padre.. en fin... lo que toca aguantar :(

    ResponderEliminar
  3. Laura no hay mucho mas que agregar a lo que expresaste. Creo que no está de más afirmar que "tenés razón". Aunque soy de Argentina, lejos de la realidad que se vive en España, acá igualmente es difícil educar a los hijos con valores, y también exige esfuerzo y arduo trabajo. La situación que viviste sólo demuestra lo profesional que sos, eso dice mucho, tanto de vos como de los que no lo quieren reconocer.

    ResponderEliminar
  4. Hija, sé lo que te guste ser...si te dejan. Me ha encantado lo que has escrito y cómo lo has razonado, ¡viva la madre que te parió! ¡Muaaaaak!
    Otra cosa que no entiendo es por qué la gente quiere ser famosa, ¡qué vida más horrible!
    Sobre eso que dices, "no somos nadie ni nada", nadie en realidad lo "es" de verdad, nadie. Lo único que cuenta en esta vida es eso que dices..."Pues nos queda el amor al arte, la pasión, el esfuerzo". Pues eso. :)

    ResponderEliminar
  5. ¿Por que para conseguir vivir del cosplay hay que ser mujer y estar buena?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira a tu alrededor y verás que hay muchas más cosplayers femeninas que cosplayers masculinos triunfando a lo grande y, de entre esas chicas, la mayoría están buenas. Para el público mayoritario las cosplayers son vistas como pin-ups. Los chicos que viven del cosplay son, sobre todo, prop-makers como Volpin o Punished props. Ahora mismo el único chico que me viene a la cabeza que sea cosplayer profesional es Leon Chiro y tiene unos abdominales como para rayar queso.
      En esta afición la imagen es lo que vende. Es una jodienda y a mi no me gusta nada, pero funciona así.

      Eliminar
    2. Eres una persona muy sensata y razonable y es un placer conocer mejor el mundo del cosplay a través de tu blog ;)

      Eliminar
  6. Muy de acuerdo contigo. Es muy fácil querer ser famoso y vivir del cosplay (o de cualquier cosa) cuando no se sabe todo lo que lleva detrás. Lo que me impacta es que haya sido un padre adulto diciendo esas cosas :S Olé por tu reflexión y escrito. Sigue dando amor a esos abuelos en la resi!!
    P.D. Yo también soy terapeuta en una residencia de ancianos xD

    ResponderEliminar
  7. Cada dia me arrepiento un poquito mas el no aprovechar los días que estuve en Metrópoli para pasar a hablar un rato, lo deje para lo ultimo (un poco de pena sin sentido) y ya no estabas. Gran reflexión y concejos. Muchas gracias por escribirlos. Desde Venezuela, un gran saludo.
    En casos así no actúa seguridad?

    ResponderEliminar
  8. Echaba de menos un post de estos. ¡Que bien escribes concho! xDDDD

    ResponderEliminar