23.1.14

Cómo poner créditos en una foto.

¡Buenas a todos, amigos y amigas de este santo blog!
Hoy os traigo un tutorial muy especial y esencial para la vida moderna además de una demostración de amor al prójimo, sentido común, empatía y sensibilidad. Una lección de humanismo 2.0.

Pictures in boxes, visto en FinoFilipino.

Los que me seguís por twitter ya habréis sufrido varias veces mis ataques de ira descontrolada porque me avisan de que han visto o descubro fotos nuestras y de compañeros cosplayers/fotógrafos en páginas que se dedican a compartir contenido sin dar crédito alguno a los autores. He llegado a pensar que entre los creadores, o más bien "compartidores", de contenido existe alguna leyenda urbana que cuenta cómo algún incauto internauta se llenó de pústulas y perdió las gónadas en extrañas circunstancias al citar la fuente de alguna imagen.
De verdad os digo, que, leyendas aparte, lo que aquí hay es mucha flojera y muy poco respeto. Pero, sobre todo, mucha flojera. Y muy poco respeto también, ¡qué cojones!




En una de mis incontables incursiones en estos sitios pidiendo por favor (siempre muy educadamente, por supuesto, sin perder las formas) que mencionaran al cosplayer y al fotógrafo como mínimo, recibí una respuesta de lo más pobre e infeliz que he recibido en mi vida. No encuentro ahora mismo el sitio donde la puse (fue hace mucho tiempo), pero el administrador de la página me dijo que él sacaba las fotos de Google. Y que, por lo tanto, son de Google. Con dos huevos "asín" de grandes, como dos estadios de fútbol.

Patidifusa me hallo aun al recordar esa réplica e indignada me siento siempre que recibo comentarios similares. Mi estupefacción y desconcierto son tales, que voy a de dejar ya de decir pedanterías y me voy a cagar en sus muelas.

No sé muy bien por dónde empezar, dado que hay varias razones por las que todo el mundo debería saber ya de sobra, a estas alturas de la web 2.0, que el contenido se crea por alguien. Alguien que, muy probablemente, sea gilipollas como yo y lo haga gratis.
Centrándonos en el mundillo del cosplay, un 99% somos aficionados. Entusiastas que nos dedicamos a hacer esto por amor al arte, por diversión, por pasar un rato agradable, por aprender, por socializar, etc. Pero que esto sea una forma de ocio no lucrativa no significa que no seamos nadie, ni que no tengamos que ser mínimamente reconocidos.
Dejando a un lado el gran problema de la falsa modestia que impregna de una forma tan malsana este hobby (de la que a lo mejor hablo en otro post cuando vuelva a emborracharme con antigripales), yo creo que a todo el mundo en su corazoncito le gusta recibir de vez en cuando una palmadita en la espalda, una muestra de consideración. Ver nuestro nombre al lado de las cosas bonitas como en el museo del Louvre es una experiencia maravillosa sólo equiparable a que gane nuestro equipo de petanca el mundial.

El 99% de los cosplayers trabajamos gratis y hacemos esto muy apasionadamente. Empleamos incontables horas de nuestro tiempo, cierta cantidad de dinero y ponemos mucho amor en nuestro trajes, réplicas y complementos. Pasamos frío, calor y cansancio cuando vamos ataviados de nuestros personajes favoritos a una sesión de fotos al quinto coño porque el sitio le va bien al personaje. Arrastramos a nuestros, también muchas veces, altruistas fotógrafos, que tras sufrir las inclemencias del tiempo igual que nosotros en cada sesión, luego se van a su casa y pasan sus horas editando.

Querido amigo, fan, follower, curioso, pajillero, pingüino, cabeza flotante, ameba: después de la paliza que nos hemos pegado desde que decidimos el cosplay que queremos hacer hasta que publicamos esa foto que tanto te gusta y que tan susceptible de ser compartida te parece, ¿no crees que puedes dedicar cinco minutos de tu tiempo a leer la descripción y poner los créditos pertinentes? ¿Qué menos, ya que llevas una página que se alimenta de contenido ajeno, con la que tú a lo mejor ganas pasta por cada click, que dejar constancia de quién ha fabricado esa obra de arte contemporánea o canalillo?
No se te va a subir un testículo, no vas a sufrir las contracciones del parto, ni hemorroides, y mucho menos clamidia. Tu sistema reproductor está a salvo. Pon la fuente por lo menos, planta un link bonito. Que los links al SEO se la ponen durísima. Que mi nick es muy difícil y a veces me llaman "Nebulaben", bueno, no pasa nada, copiar y pegar es una técnica avanzada que sólo unos pocos dominan. ¡No pasa nada!, ¡pero poned créditos! Es lo único que el 99% de los cosplayers de este mundo vamos a ganar en nuestra vida haciendo lo que hacemos: un poquito de reconocimiento, ¡ser princesa por un día!

Así que aquí os dejo el tutorial, por fin, para llevar a cabo esta ardua tarea digna de los dioses del Olimpo o más:

1- Ir a la fuente de la foto.
2- Subirla a tu página.
3- Fijarte en la descripción de la imagen, que seguramente irá acompañada de unos preciosos créditos y unos cuantos corazoncitos, copiar. (Los corazoncitos no hace falta copiarlos).
CTRL + C
4- Pegar en tu pie de foto arreglando los enlaces pertinentementes. CTRL + V Fíjate bien si los enlaces funcionan o si estás mandando a tu público a pornotube, que es lo último que has visto antes de esto seguramente.
5- Subir.
6- Hacer la maniobra de Valsalva y comprobar si se ha producido algún tipo de hernia.

Obviamente, he de decir que esto de los créditos ocurre en contadas ocasiones (aunque más de las que quisiera), y que muchas veces he hablado con los administradores de las páginas, ya sea por omisión o despiste, y han rectificado muy amablemente; pero eso no quita que se me genere una úlcera duodenal cada vez que ocurre con ese nivel de desidia. Me da mucha rabia porque yo creo que en el proceso creativo todo el mundo es importante, el trabajo en cada foto debe ser reconocido y no merece ser despersonalizado de esta forma.
Muchos me habéis comentado que la solución es que ponga marcas de agua en las fotos. Personalmente, me parece que eso estropearía la imagen. Además, he llegado a la conclusión tras un par de conversaciones, de que la gente, si no se lo pones en bandeja para que haga click, no hace nada y la inmensa mayoría de los que ven una foto o no se fijan o pasan olímpicamente de la firma.
Yo sé que los que no ponéis créditos, si no sois capaces ni de leer una escueta descripción, no vais a leer este post ni de coña y esta es una batalla que tengo más que perdida, pero me he quedado muy a gustito.

Próximamente en vuestro videoclub:
- Mama, ¿por qué no puedo estar orgulloso de mi trabajo?
- Me roban los followers, me los quitan de las manos.
- El canalillo, ese gran reconocido.







6 comentarios:

  1. Muy bien. Muy de acuerdo. Muy nebulalubenesco todo. :)

    ResponderEliminar
  2. Con lo bonito que es indicar y darle su merito al creador de una imagen. Yo hace unos articulos no hice refenencia correctamente al autor de una foto ( no recordaba exactamente el origen) y cuando el autor me lo comento, lo resarci con creces. Y todos tan contentos. Ni que fueramos Google y nuestras acciones bajaran o algo.

    ResponderEliminar
  3. Me he reído un montón!
    Alucino con la repuesta de "es de Google..."

    ResponderEliminar
  4. Ponele una marca de agua sobre toda la foto con nombre y link del blog para que nadie te las robe, asi siempre tendran el nombre de quien las hizo.

    ResponderEliminar
  5. Da igual. Lo quitan o lo tapan muchas veces. Y la gente tampoco se fija.

    ResponderEliminar
  6. Da mucha rabia porque poner marcas de agua desluce el aspecto de las fotos.

    ResponderEliminar