12.3.12

Opinión sobre Mass Effect 3( Alerta: SPOILERS) ¡Malas pulgas gigantes!

Tras  5 años desde el primer Mass Effect, los fans estábamos ansiosos por el lanzamiento del título cúlmen de la trilogía. Ha habido un hype impresionante que empezó varios meses atrás. En mi grupo de amigos hay un alto porcentaje de seguidores de esta saga y llevábamos desde que terminamos el segundo especulando sobre cómo acabaría todo, sobre cómo terminaría la amenaza de unos misteriosos pulgones gigantes hipervitaminados con extrañas intenciones de exterminio conocidos como los Segadores.



Con los juegos, cómics y novelas, hemos podido conocer, asimilar y adorar una historia colosal en un vasto y genial universo creado por el equipo de Bioware. Hemos visto cómo el ser humano encontraba su lugar en una extensa comunidad galáctica y cómo el comandante Shepard avanzaba en la trama guiado por nuestras decisiones.
Y es que Mass Effect es un juego que, desde el principio, se ha identificado con la premisa de tomar decisiones (sobre todo de carácter moral) y de acatar las consecuencias; con una cantidad desmesurada de líneas de guión, con un camino argumental que nosotros íbamos eligiendo. Empezando con un componente muy rolero (y de inventarios caóticos y desastrosos) en ME1 y cambiando hasta llegar a ME3 con ingredientes de shooter machorro, pero sin perder la esencia del "elige tu propia historia". De esta forma, llegamos al último título con un bagaje importante de determinaciones que hemos ido tomando a lo largo de nuestro periplo.

Bien, así empieza Mass Effect 3, mostrándonos nuestro historial de decisiones, haciéndonos a nuestro personaje y comenzando lo que será el final de la historia que hemos ido conformando a lo largo de incontables horas de juego. Después de haber pasado por varios quebraderos de cabeza y de haber dejado el gráfico de elecciones estático durante minutos en una escena pensando en cuál será la opción más satisfactoria y en cómo afectará al final de nuestro camino.



Nuestro deber es reunir a todas las especies de la galaxia para luchar contra los Segadores, que han venido a destruirla. Además de luchar sin descanso contra Cerberus, la organización liderada por el Hombre Ilusorio, que irá poniendo trabas a nuestro camino y descubriéndonos ese lado infame suyo.
Y no será un camino de rositas, puesto que nuestra labor consistirá en ganar aliados a base de hacer favores y, por supuesto, resolver los conflictos entre comunidades a punta de decisiones. Pero el  tema aquí ya no es "uy, si mato a este desconocido...", "si ayudo a salvar una colonia humana en el quinto culo del universo..." o "si cabreo a esa banda de mercenarios...". Se trata de poner en riesgo la integridad de personajes conocidos, de caras familiares, de amigos. Los que hemos jugado a los dos títulos anteriores, hemos ido forjando vínculos con nuestros compañeros de equipo a base de tener largas charlas con ellos a bordo de la Normandy entre misión y misión. E incluso hemos llegado a tener una relación amorosa con uno de ellos (en mi caso Garrus). Os aseguro que se les llega a querer.
Cada decisión tomada en Mass Effect 3 es un auténtico dolor, yo he llorado lo que no está escrito y he repetido misiones por intentar cambiar el destino de mis personajes favoritos. Lo han hecho todo tan emotivo y tan dramático que es imposible no emocionarse a cada misión. La empatía está a flor de piel, te ríes con ellos, te alegras de sus triunfos, lloras sus fracasos y ríes con sus chistes y chascarrillos.
Además, si en ME2 los personajes ganaban mucho en carisma, en ME3 cobran vida propia. Te los encuentras por distintos sitios de la nave, interactúan y se relacionan entre ellos (a veces mucho, jejeje), van, vienen, te acompañan, te buscan, te llaman sólo para charlar... han conseguido crear relaciones más orgánicas, con sus altos y sus bajos, con sus dificultades e incluso con chorradas. Ya no son todos unos EMOs lloricas como en el segundo título, ahora tienen alma, son entrañables. Y duele, decidir el final de cada misión es un desconsuelo y un sinvivir.
Y otra cosa más: si os habéis leído las novelas, disfrutaréis y sufriréis el doble con algunos personajes y situaciones de sobra conocidos. A mi me ha parecido una decisión fabulosa que David Anderson haya cobrado tanta importancia y, bueno, hay muchas particularidades más de las novelas con las que he podido deleitarme.



Las misiones también han mejorado considerablemente para mi gusto. Son muy variadas, cada una guarda una sorpresa jugable y están llenas de detalles y de momentos impresionantes. A cada misión que hacía alucinaba. Los escenarios son maravillosos, mucho más grandes, abiertos y modulares que en anteriores ocasiones; con arquitecturas variadas y fascinantes.
Hay retos de lo más diverso y escenas sobrecogedoras que nos dejarán con la boca abierta.
Como también han mejorado y enriquecido el plantel de enemigos y la jugabilidad dotando a Shepard de movimientos más fluidos, mejoras en el combate cuerpo a cuerpo y equilibrando la rueda de poderes con el inventario de armas (si llevas menos armas, pesan menos y permiten una optimización de la recarga de poderes, por ejemplo), se compenetra muy bien con las localizaciones, aunque no siempre es perfecto (a mi me ha fallado el sistema de coberturas en varias ocasiones y me he cagado en su madre), es decentillo y se amolda bastante bien.


Lo único que me ha jorobado profundamente y que me dejaba mal sabor de boca combate tras combate era ese maldito humo. Yo me imagino a los desarrolladores de Bioware diciendo: "Vamos a hacer que el humo sea de tungsteno impenetrable, para dar más emoción" - "Buena idea, y, además, que sea en 2D, con dimensiones de muro, un fino muro de kevlar". Bravo, de verdad, ese recurso entrará en los anales de la historia de los videojuegos como la diarrea que los beta testers no olieron.
Cuando hay humo en una zona del campo de batalla, no podemos ni siquiera disparar através de él, ni aunque sepamos que inmediatamente detrás hay un mecha gigantesco. Hasta que no se va el humo o no nos retiramos de la zona, es impenetrable.  ¿Dónde estábais para quejaros de semejante violación de las leyes de la física y de la frustración humana, betatesters?.

Siguiendo con lo bueno, ME3 recupera músicas de los juegos anteriores y, aunque haya cambiado el compositor, se ha mantenido el sonido del juego de una forma sobresaliente.
La ambientación es brutal, aunque a mi me ha sorprendido mucho la claridad; ME2 era un juego bastante más sórdido y oscuro que este último y eso que se supone que vamos a ver la crudeza de la guerra galáctica, el esplendor de los segadores y un sinfín de criaturas adoctrinadas de lo más grotesco. Yo esperaba que progresara a algo más tenebroso, pero me he alegrado mucho de que no siguieran por esa línea. Sobre todo porque, si no, casi se convierte en un Dead Space y eso no me mola nada.


Bien, hemos cumplido misiones increíbles, hemos visto caer a amigos fruto de nuestras determinaciones,  hemos vivido momentos de lo más entrañable durante el romance con nuestro personaje favorito, hemos hecho auténticas proezas por ayudar a las otras especies y ganarnos su simpatía y sus recursos militares... y volvemos a la Tierra a librar nuestra batalla final. Con el orgullo  henchido y el deseo de la más absoluta gloria, con la euforia de saber que esto va a terminar, caemos en Londres, desde donde acabaremos con los Segadores.

No sé si os habéis dado por spoileados en párrafos anteriores, pero ahora sí os digo que, si no os habéis pasado el juego y si no queréis que os destripe temas importantes, es mejor que dejéis de leer ahora mismo.


La misión final está a la altura de todas las demás. Vas viendo por la ciudad a tus compañeros en sus puestos, te vas despidiendo de ellos porque no sabes si les volverás a ver. Se siente la incertidumbre, te separas de tu amado (Garrus, tío bueno, quiero un hijo tuyo. No sé cómo, porque nuestros fluídos no son compatibles; pero lo quiero. Y quiero un chalet en Palaven contigo y nuestra prole) para salir ahí a "patear culos", como se suele decir. Das el discurso de rigor, eliges a tu equipo y saltas al fragor de la batalla.

Es genial, de verdad, después de haber visto escenarios de ciencia ficción de todo tipo, culminar la lucha en Londres con el Big Ben de fondo hecho un desastre es estremecedor. Estamos en un sitio conocido, con edificios familiares y está  destruído por la guerra. Vemos de fondo al segador apalancado cual garrapata galáctica destruyendo el mundo que conocemos y sentimos rabia. Avanzamos masacrando a todo tipo de enemigos adoctrinados, aguantando el tirón hasta que, al final, le metemos un misilazo bueno a ese segador que está destrozando nuestra casa. Ya está, lo hemos conseguido, hemos acabado con uno.

De ahí tenemos que llegar a un haz de luz que nos llevará al lugar desde el que sabemos que podremos acabar la guerra, un arma de destrucción masiva planificada por los proteanos, que hemos conseguido construir gracias a la ayuda de todos nuestros aliados a lo largo de la aventura. Cuyo catalizador, curiosamente (y una vez más la solución a todos los problemas de la vida) es la Ciudadela. Aquí empieza el sinsentido, que merece un análisis aparte.
Llegamos al haz en deplorables condiciones físicas y nos encontramos en una sala llena de cadáveres modo base de los recolectores versión casera; Anderson también está ahí y, tras muchos esfuerzos, casi a rastras llegamos a una planta central donde hay una especie de ordenador de control. Y aparece el Hombre Ilusorio, nos da una charla y se pega un tiro porque el muy cabrón, que se veía venir, estaba adoctrinado como el que más.
Y si lo de antes era un poquito sinsentido, los últimos 15 minutos del juego son la ruina total y absoluta de la saga de Mass Effect. ´
Shepard se medio desmaya y, cuando se levanta, aparece un niño transparente que le habla en nombre de los segadores, le cuenta una milonga sobre su propósito en la galaxia. Le dice algo así como que ellos existen y vienen cada no sé cuántísimo tiempo a cosechar a los orgánicos más evolucionados para evitar que creen máquinas que se rebelen en su contra (tipo geth) y dejan vivir a las civilizaciones menos evolucionadas. En el ciclo anterior dejaron vivir a los humanos. Y así por los siglos de los siglos, han venido haciendo una purga según sus criterios por el bien de todos nosotros. Los orgánicos son el caos y ellos deben acabar con ese desorden.
Pero, como Shepard es el primer ser orgánico que ha pisado ese lugar, le dan tres opciones para manejar a su antojo la vida sintética y orgánica a partir de ese momento: controlar a los segadores, destruir a los segadores o sintetizar orgánicos y máquinas.


Elegí mi destino y asistí atónita al incongruente espectáculo de la cinemática final: se destruye todo, muere Shepard y los relés de masa de toda la galaxia explotan. Aparece Joker en la Normandy intentando huir de la explosión y, a la siguiente escena, se ve la nave estrellada en algún planeta paradisíaco, se abre la puerta de la Normandy. Fin. Créditos y un prólogo soso y frío de un padre contándole a su hijo la leyenda de Shepard, un tío chachi de hace muchos años que salvó la galaxia.
Yo pensaba que, como no había conseguido el 100% de los recursos bélicos al haber jugado unas 30 horas en vez de las 40 con todas las misiones que dura este título, me había salido el final malo, el final de mierda puta. En ese momento mi sensación era más de castigo que de otra cosa. O sea, que he llegado hasta aquí para destruir toda la galaxia. Bueno... habrá otros finales.

Pero no, amigos, no hay otros finales. Hay unas muy sutiles diferencias entre un final y otro y Shepard sólo sobrevive malamente (se le ve respirar con dificultad medio segundo enterrado en escombros) si le hemos echado horas al multijugador, ¿qué queréis que os diga? se me ha quedado cara de panoli. Me siento engañada, triste e impotente. He echado a este juego más horas que a cualquier otro (y yo no soy de las que más ha jugado). Me pasé ME1 y ME2 dos veces para poder tener a punto a mis personajes para lo que pudiera ocurrir en ME3, he leído las novelas y los cómics. "Tus decisiones cuentan" decían. Y yo ahí pensándomelo, llorando la muerte de mis compañeros, dejando vivir a unos, destruyendo a especies enteras, siguiendo el camino de la virtud, pensando en cómo repercutirían esas aproximadamente 100 horas de juego en este desenlace tan esperado. Y, al final, nada cuenta ¡¡¡absolutamente nada!!. Da igual lo que hicieras, da igual si tienes la virtud o la rebeldía al máximo, da lo mismo que se haya muerto uno u otro compañero o que lo hayas matado tú, importa un carajo si dejaste vivir a los rachni o no, da igual si destruiste un sistema batariano, da igual que cedieras la tecnología segadora a Cerberus al final de ME2, si sometiste a los geth o si liberaste a un biótico de un experimento atroz a favor de los terroristas. Absolutamente ninguna decisión influye en el final de esta saga. Ocurre un Deus Ex Machina en toda regla, lo peta todo y a tomar por saco.
¿Cómo vamos a querer rejugarlo si sabemos que ninguna de nuestras decisiones va a contar para nada en este final abominable?. Vale, las decisiones se reflejan en detalles, en diálogos, en pequeñas situaciones... pero el final es un chasco en ese sentido. Pienso en los fans que han jugado varias partidas, unas como rebeldes, otras como buena gente, buscando diferentes situaciones para poder disfrutar de un final para cada aventura. Si yo me quedé de piedra al ver esto, que sólo he jugado dos veces y con el mismo personaje y siento que me han hecho perder mi tiempo y mis ilusiones, ¿qué sentirán aquellos que pasaron más de una partida?.

Sinceramente, pienso que una de las razones por las que Drew Karpyshyn, autor de las novelas y guionista de Bioware, dimitiera hace aproximadamente un mes, puede ser esta. No me extrañaría. Porque no es que este sea un final malo, no, es que es un final nefasto, poco cuidado, un insulto a los fans y una falta de todo.


A mi me da lo mismo que el final sea triste, me gustan los finales tristes; contaba con la idea de que Shepard pudiera morir para sacrificarse por la Tierra, que alguna raza se extinguiera por su culpa. No esperaba un "fueron felices y comieron perdices", pero esto es una tomadura de pelo. Es que se va todo al garete, incluso los relés de masa. ¿Qué Mass Effect va a haber si no hay relés?. 
¿Por qué las pasé tan canutas para curar la genofagia?, ¿para qué recuperamos el planeta Rannoch?, ¿para qué alié a los krogan con los turianos?, etc, etc. Como mínimo, esperaba alguna cinemática viendo cómo, tras destruir a los segadores (Shepard vivo  o muerto, civilizaciones arrasadas o no), la galaxia pasaba a ser un lugar un poquito mejor, un lugar que viera desarrollarse la verdadera cultura krogan tras los experimentos de los salarianos o un lugar donde los quarianos pudieran quitarse sus cascos y respirar en casa, un poco de paz... nada. 


Y así es cómo Bioware manda a la mierda una extraordinaria experiencia de juego, una saga entera, un universo soberbio en 15 minutos. Son todo puntos fuertes, hasta que llega el final.  Bravo. La palabra es DECEPCIÓN.


*Y ya me da igual que saquen finales en DLC (sean gratuitos o no), precuelas o lo que sea. Me han estropeado Mass Effect. Ya no tengo ganas ni de completar las misiones secundarias. Total, da lo mismo.
Intentaré quedarme con todo lo bueno, que es mucho. Pero no puedo evitar sentirme timada y triste ahora mismo.






¡Qué pena!, en serio... qué pena.


Y Hitler también piensa lo mismo:




11 comentarios:

  1. En el Pc lo del humo no pasa, es más Winters y yo nos cepillabamos los mecas en la demo na más verlos por mucho humo que hubiese les hacíamos pupa (Soy Cliff)

    Y los finales están pensaos para gente que no ha jugado a ningún Mass Effect. Son Finales de mierda, yo quería ver a Shepard con una casita en Rannoch a pie de playa con Quarianitos y Tali con vestido sersi

    ResponderEliminar
  2. ¡Ah! Y por si no se había notado ¡¡¡COMPLETAMENTE DEACUERDO CONTIGO!!!

    ResponderEliminar
  3. Joder, o sea que lo del humo es sólo de consola? ahora me parece bastante peor. No sé, en vez de dejarlo funcionando así de mal yo lo hubiera quitado y tan ricamente, hoygan. Si este juego está hecho para quienes no han jugado al 1 y al 2, me parece aun mucho más insultante el final... Yo hasta dentro de un par de meses no vuelvo a cogerlo. O nunca ¿quién sabe?.

    ResponderEliminar
  4. Anoche cuando veia jugar a Marcos en el pc de al lado, llega al momentazo niño-dios-fantasmiko y le digo " y ese quien es??" y me contesta " no se....que cojones me esta diciendo!?..." ya me olia la tragedia.
    Una autentica pena, porque podian haberle dado mil y un finales totalmente epics y todo se resumia a " ale, elije charmander,bulbasaur o squirtle y tira pal hoyo!" y total para que los tres finales sean iguales exceptuando el rayo magico que sale ( verde,azul o rojo).
    Aun asi, lo tengo pendiente cuando acabe otros juegos con los que ando viciando porque se que el resto de historia mola mil,y los personajes enganchan mucho (garrus grrr...).Pero lo dicho, una autentica pena..

    ResponderEliminar
  5. Sí, yo cuando pase un tiempo es posible que me ponga a hacer misiones porque son buenísimas. Pero el final es un estropicio T_T Se quitan las ganas de todo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Asi que no llegan los delfines a salvar la galaxia? que mal final...yo eso de Mass Effect se me hace demasiada fantasia ridicula y imposible, ya que es totalmente fuera del sentido comun que alguien se enamore de un personaje mio.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. hola Nebulaluben! quiero presentarme, mi nombre es Lucas, soy de Argentina, y desde hace poco tiempo he empezado a observar tu blog, asi tu pagina en DeviantArt, y la verdad estoy asombrado, dado a que nunca he sentido fascinación por el Cosplay, al menos hasta hoy, dado a que tuve la oportunidad de mirar muchos de los personajes que has realizado, y me sorprende, no solo el esfuerzo, sino también el tiempo, la voluntad y el carisma con la que has realizado todos y cada uno de tus personajes. Y tengo que decir, que realmente admiro mucho todo lo que has realizado, así como lo que realizan toda la comunidad de cosplayers ahí fuera, porque ustedes ofrecen la oportunidad de volver a la vida a aquellos personajes más memorables de la historia de los comics y/o videojuegos, que nos acompañaron y nos acompañaran durante nuestra vida, y eso es algo muy gratificante, o al menos lo es para mi =). Admiro aquella dedicación y no quería pasar por alto mencionarlo porque era algo que sentía desde que miré a personajes tales como Bayonetta, Eliza Cassan o Satele Shan, entre otros. Y es increíble la semejanza con la realidad con la que realizaste tales personajes. Es un muy buen logro, tanto para tí, como para todo el grupo con el que trabajas, muy bien hecho!


    Bueno, mi intención para postear aquí, también era para comentar mi experiencia con Mass Effect. He logrado conseguir la versión Deluxe por Origin y he seguido el Bioware Pulse hasta el último segundo de aquel 6 de marzo, esperando la habilitación del preorder, mirando a las voces de ambos Sheppard (Jennifer Hale y Mark Meer) y fue entonces cuando entré a jugarlo en mi PC... ya tenía importado mi Sheppard desde el ME2. Y jugué hasta su final (hace menos de 24hs) mi experiencia con el final fue... Predecible. Se esperaba algo parecido, y más de EA. Para dar un ejemplo, yo soy fanático absoluto de Command & Conquer, del universo de Tiberium. Se han hecho una gran franquicia durante 15 años hasta que en el 2010 salió el que iba a ser el final ÉPICO de la saga (C&C4 Tiberium Twilight)... y resultó un desastre. Fueron años armando una historia realmente increíble, cuyos personajes de una facción u otra cobraban vida con cada nuevo juego. Y el final de tan impresionante historia de SCI-FI, con el que tanto esfuerzo, sangre sudor y lagrimas llevó a muchos gamers de RTS, se fue por el desagüe del inodoro. Desde entonces, ya no confío mucho en los finales "ÉPICOS" de los productos de EA. Pero aún así, considero que Bioware sabe narrar una historia, y de esa misma forma, como critico a este último Mass Effect, también reconozco que terminó siendo mucho mejor de lo que esperaba, a pesar de que el final a elegir terminó siendo un fiasco en el sentido de que las consecuencias son las mismas, sin importar lo que hayas hecho a lo largo de toda la trilogía.

    ResponderEliminar
  9. Y dije que era mejor de lo que esperaba, porque, como bien habías dicho, no terminó con un final feliz forzado tal como "...y todos vivieron felices en la ciudadela estacionada junto al Big Ben por siempre. The End" y por otra parte deja entrever que la historia en cierto sentido era épica dado a la emoción que generaba cada último segundo de juego, aún antes de partir a lo que sería el momento decisivo de todo el juego. No sentí rechazo por el epílogo, no así por el hecho de que todos viajan a la edad de piedra, sin relés, sin ciudadela, sin nada, terminando en un planeta selvático y paradisiaco que me recordaba mucho a la serie Lost o más bien a la película Predators... Un final malo a mi manera de ver, pero que pudo haber sido ser MUCHO peor, y mas con la experiencia que tuve antes con Tiberium Twilight (y otros muchos juegos).

    Creo que lo que echo de menos era, la oportunidad de ofrecer una breve info-códice de que pasó con los demás miembros del staff de Sheppard, o como quedó la Tierra después de toda la contienda.... nada...Pero me gustó la emoción que le pusieron al juego, creo que eso es lo que realmente definió al juego, y no su final (porque elijas lo que elijas la consecuencia es la misma). Para mi valió la pena cada momento y decisión tomada, por más que el final sea un fiasco, porque mi intención al comprar el juego (y hablo solo por mi) era que me entregara la idea de que: "en los momentos más oscuros de la galaxia, Sheppard era una imagen de esperanza para todos. Y que de una forma u otra se acercaba el final, pasase lo que pasase, y que si había necesidad de arriesgarse el todo por el todo, éste era el momento, en una última batalla" Y eso es lo que el juego me entregó y es por eso que me siento satisfecho (lo único que realmente me puso mal es haber perdido a Garrus y a Tali'Zorah en los últimos momentos, pero bueno, la idea del juego era generar esa impotencia en el jugador, y lo lograron muy bien. Lo que si reconozco y coincido, lamentablemente, es que el juego deja poca rejugabilidad después de tan mal final... como que todo el sufrimiento del jugador fue más un castigo que una recompensa, dado a lo incompleto y de lo indiferentes que fueron esos finales... una verdadera lástima (y eso que Dragon Age 2 no tuvo un final así de malo, gracias a dios).

    Bueno, lamento el laaargo comentario, pero quería compartirlo, dado a que básicamente, tanto tú como yo, así como miles de fans de Mass Effect, nos quedamos con una agridulce sensación al terminar el juego.


    Ah! y gracias por tomarte el tiempo de leerlo =)

    ResponderEliminar
  10. Lucas, gracias por el comentario. La verdad es que yo no conocía la historia de los finales de EA, no he jugado los juegos que mencionabas. Y me alegro mucho de qu ete guste lo que hacemos :D

    En fin, después del momento hater total de inmediatamente después de jugarlo, sigo diciendo que el final me parece apestoso, pero estoy rejugándolo porque es un juegazo con todas las letras. No vamos a dejar que 10 minutos nos estropeen más de 100 horas de buen juego y 6 años de amor incondicional.

    ResponderEliminar
  11. Y el problema, creo yo, ha sido más bien de expectativas. Yo tenía unas expectativas altísimas con este juego. Ahora hay gente que se lo acaba de pasar (conociendo la polémica) y están diciendo que no es para tanto. Lo entiendo, teniendo en cuenta que yo no sabía absolutamente nada cuando lo jugué y fue justo después cuando empecé a buscar en los foros de Bioware, donde estaba empezando a gestarse el movimiento de indignación. Quizás si lo hubiera jugado conociendo el percal, no me hubiera cabreado tanto XD

    ResponderEliminar