26.1.12

Rayman Origins

Mi historia con Rayman tiene ya sus años. Aún conservo mi querido Rayman 1 de la PSX, con el que pasaba los fines de semana jugando con mi tío y tengo un muy grato recuerdo del Rayman 2 de la Nintendo 64.
Este personajillo me ha traido tardes y tardes de diversión con familiares y amigos tanto viéndolo jugar como pasándomelo. Así que cuando ví la presentación de Rayman Origins en el pasado E3 se me cayó la baba y lo incluí en mi lista de prioridades jueguiles.



Voy a empezar por el final diciéndoos que me ha encantado, me ha parecido un juego redondo y como la copa de un pino. Se quedará en mi corazón al lado de Earthworm Jim como uno de esos plataformas maravillosos, bonitos, de humor limpio, inocente y absurdo, entretenido a rabiar, inteligente, variado y ¡¡¡joder qué difícil!!!. Yo me he pasado fases cagándome en el diseñador de niveles desde el principio hasta el final y eso hacía mucho tiempo que no me pasaba (sí, porque no he jugado a Dark Souls y esas cosas de machos hipervitaminados). Es decir, os pongo en situación: Empieza la fase y empiezo yo "coño, coño, coño, coño, coññoooo, coño, me caguen la... coño, coño, ayyyy, mierda, joderrrrr ¡¡hijos de puta!!" fin de la pantalla con esa sensación de subidón, de recompensa máxima. De hecho, cuando me acabé una de las últimas los vecinos debieron pensar que estaba haciendo otra cosa.

En este título han cogido, desde mi punto de vista, lo mejor de todos los Rayman y nos lo han servido con cariño. Como esa madre que te hace un plato de arroz a la cubana y te pone los huevos como ojos y dibuja una sonrisa con el tomate, para ti porque te quiere. Ubisoft lo ha petado.



La historia y la mecánica son las mismas de siempre: liberar a los electones e ir recogiendo en cada pantalla la mayor cantidad posible de lums a base de plataformeo del bueno. Durante la aventura iremos desbloqueando habilidades, concedidas por las hadas macizorras, como planear, correr, bucear o correr por las paredes. Al princpio me costaba un poco controlar al personaje, sobre todo porque me parecía que el juego ayudaba mucho así como de estrangis a llegar de coña a algunos puntos y que durante el salto no se podía manejar bien al monigote. Pero eso fue sólo durante los primeros momentos, luego me empezó a parecer fantástico y cumple con creces en las fases donde necesitamos un control milimétrico.

Una de las cosas que más me ha gustado de este título es que es increíblemente variado tanto en escenarios como en situaciones. Hay fases de todo tipo y hay muchísimos homenajes a otros juegos (clásicos y no tan clásicos) perfectamente integrados en la dinámica general que unas veces dan un respiro y otras son un desafío bastante chungo. Hay retos de velocidad, de precisión, de memoria... y de todo junto a la vez. 
Y no puedo ovlidarme de las geniales fases del mosquito, que cuando lo vi casi se me salta una lagrimilla. Hay algunos momentos en que eso parece Mushihimesama, que no sabes dónde estás ni por dónde vienen los tiros porque la pantalla se llena de proyectiles.


Creo que uno de los puntos fuertes de Rayman Origins es que en ningún momento te quedas con cara de imbécil pensando qué leches ha pasado, o qué tienes que hacer cuando llegas a X sitio. Las fases no tienen pérdida y el diseño es como un mecanismo de relojería, otra cosa es que seamos lo suficientemente hábiles como para superarlas y tengamos la paciencia como para reintentarlo unas 50 veces. Y he aquí otra cosa que me ha encantado: el juego te invita a reintentarlo, engancha una barbaridad y el humor rebosa por todas partes. ¡Si hasta cuando te mueres es gracioso!, hay jefes finales hilarantes. Yo lo he pasado mal en algunas zonas, pero cada vez  que moría, me partía de risa y quería seguir.

A nivel artístico me ha parecido una pasada. Como he dicho antes es todo en plan inocente, muy de dibujo animado, simpático, agradable a la vista y colorista; y lo mismo pasa con el apartado sonoro, está hecho con amor, con músicas en general alegres, monas y graciosas. Delicioso.

Para terminar, tiene un aliciente fantástico y es que tiene modo cooperativo. No es on-line, pero puedes disfrutar de las fases con quien quieras y en algunos puntos ayuda mucho tener a un compañero como apoyo. Hay algunos objetos que se consiguen mucho mejor jugando en equipo y da lugar a plantear nuevas estrategias y conseguir mejores resultados.

Concluyendo, podría casi asegurar que Rayman Origins es para mi un juego perfecto. Con un equilibrio magnífico entre el desafío y la recompensa, con un diseño  maravilloso, muy coherente y cohesionado en todos sus aspectos. Se siente como un título novedoso, pero con todo lo mejor de los juegos clásicos que le preceden. Haciendo la comparación tonta y rápida, es todo lo que esperaría que hicieran con Sonic y que nunca van a hacer.
Yo no quiero una historia elaborada, no quiero grandes cinemáticas ni añadidos absurdos. ¡Quiero jugar un Rayman!. Y con Rayman Origins he jugado y me lo he pasado en grande. Y me lo seguiré pasando porque aún me queda la última fase del tesoro por debloquear y unos cuantos electones que liberar.

Total, que os lo recomiendo totalmente. Si estáis dudando si comprároslo, dejad de dudar, acercaos a la tienda y disfrutad de este portento de los videojuegos.

2 comentarios:

  1. Gran juego el cual no ha sido bien reconocido por el público .... en fin una lástima por que es un juegazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo no lo he podido terminar, pero la verdad es que me parece una preciosidad de juego (no para pagar 70 pavos como vale en España, pero muy bueno).
    Además, el cooperativo es SUPER divertido, en serio, entretenimiento puro.
    Los gráficos son simplemente amor <3

    ¡Una delicia, vamos! Gracias por compartir, srta ;D

    ResponderEliminar