3.10.10

Sobre la música memorable en los videojuegos

Nuestro compi y amigo Obi Wan ayer nos habló de este vídeo que trata sobre cómo nos ha calado tanto la música de los videojuegos creados en los años '80 y, en general, en el secreto de las bandas sonoras memorables. Muy interesante.



En la actualidad contamos con la calidad de sonido y los medios técnicos para incluir en los videojuegos músicas complejas de orquesta sinfónica, de artistas pop... pero las que más férreamente se nos han grabado en la memoria pertenecen a aquella época de los 8 y 16 bits. Ésto es debido a la simplicidad.

Para éstos juegos antiguos, los artistas estaban limitados a componer con un máximo de tres notas superpuestas, lo que conforma un acorde básico. Era técnicamente imposible configurar la música de una forma más compleja.
Ésto, en principio, es un obstáculo; pero, para solventarlo, los músicos se basaban en la melodía y la dotaban de mucha fuerza. Y ésto es lo que hace a una música pegadiza. Es el caso de John Williams, un genio, que se ha basado en esta fórmula para crear bandas sonoras altamente memorables como las de Star Wars, Indiana Jones, Jurassic Park ¿Quién no las reconoce?.
Y es que el ser humano tiende a pensar en la música de una forma melódica y sencilla, basándose en la unión de sonidos individuales.

En la actualidad bandas sonoras como la de Halo son muy reconocibles gracias a esa melodía principal que se va mezclando con un acompañamiento contundente, pero siempre manteniendo la esencia. Atención, SPOILER:  Y esto lo digo yo, no lo dicen en el vídeo:  ¿No es maravilloso y evocador el momento en que en "Halo: Reach" recibimos a Cortana? FIN DE SPOILER

Esto no significa que nos debamos plantear siempre la música de una forma simple como en el caso de los chiptunes. En la actualidad, muchos talentosos compositores trabajan en música de videojuegos y personalidades como Hans Zimmer y Danny Elfman la están escribiendo.

Hace años los protagonistas eran planos y con un número muy limitado de movimientos y eso, hoy en día, ha evolucionado. La técnica actual permite aumentar la felixibilidad de la música durante el juego, adaptándose a su dinámica y a la de los personajes. Una buena muestra de ésto es el trabajo de Akira Yamaoka (compositor de la saga Silent Hill), cuyas composiciones destacan por ser principalmente ambientales, lo que permite sumergirse intensamente en la experiencia de juego.

En definitiva: una música memorable es la que ofrece una fuerte impresión, con una melodía esencial sencilla y pegadiza. Por eso tenemos grabadas a fuego en nuestra memoria las melodías de los juegos ochenteros.

Y, a título personal, las bandas sonoras de videojuegos hoy en día tienen una calidad totalmente equiparable a las cinematográficas. Espero que, de aquí a unos años, se las tenga en la consideración que se merecen y se aprecie el trabajo que hay detrás de todo esto.

1 comentario:

  1. Equiparable? En algunos casos es todavía mejor! Hay un enorme mundo de riqueza musical en los videojuegos, una razón más para viciarse como un loco! xDDD

    ResponderEliminar